Formación de grado


Desde 1998, El Lic. Álvarez junto a los Integrantes de FGS han dictado seminarios de grado desde el Departamento de Ciencias Sociales y luego desde el de Historia de la Facultad de Humanidades UNMdP  bajo el nombre genérico de “Seminario Permanente de Ciencias Sociales”.  Estos seminarios se ofrecían para distintas carreras: Licenciatura/Profesorado en Historia, Licenciatura/Profesorado en Letras, Licenciatura/Profesorado en Geografía, Licenciatura/Profesorado en Filosofía.

Uno de los objetivos primordiales de toda la tarea de formación de grado ha sido la  de reemplazar el estatus de “autoridad” por el de “autor” y practicar la lectura crítica de un variado espectro del mundo académico e intelectual. Acompañando a B. Russell, creemos que el conocimiento que se da por seguro, las opiniones consensuales subyacentes y los nombres «consagrados» constituyen barreras para nuevos logros humanos. Se tratará de pensar libre, compleja, críticamente.

En concreto:

1) Preparar a los estudiantes para generar ideas originales y entrenarles a expresarlas con precisión. Pretendemos lograr una nueva valoración del carácter científico de las ciencias sociales.

2) Trataremos de incentivar una actitud tolerante, coherente y de respeto intelectual, basada en el desarrollo de una mentalidad analítico-crítica. Junto a este concepto de duda científica, nos preocupa estimular una noción dinámica (transitoria) del conocimiento social.

3) Nos proponemos realizar cursos con un carácter predominantemente crítico, situando las preocupaciones en el presente. Esperamos proporcionar a los estudiantes una serie de elementos teóricos y metodológicos útiles para analizar y comprender la función que las ciencias sociales adjudican al sujeto en las explicaciones.

4) Finalmente, y de manera ya más específica, pretenderemos: Entrenar a los alumnos en el análisis social, observando como mutan los conceptos y categorías de análisis. Capacitar a los alumnos en la escritura de textos profesionales. Es decir como redactar y presentar un trabajo. Desarrollar la capacidad de conceptualización. Fomentar una actitud crítica y transformadora al analizar e interpretar la realidad social. Estimular el disenso de ideas.

Algunos seminarios de grado dictados hasta la actualidad:

 

De Sábana y Mantel: temas de la vida privada y la vida pública. Sexualidades y alimentación en la Europa moderna

Docente a Cargo: Norberto Álvarez e Integrantes FGS

Breve Fundamentación:

Hay personas con talante de “sabios de vida” que postulan, con carácter indeclinable, el principio de declarar de uso restrictivo y reservado esos dos objetos estupendos llamados: sábana y mantel. Sostienen que es de profundo auto-respeto no tener que compartirlos con cualquiera no escogido. Las hay también de la opinión opuesta, esto es, que comer y amar son prácticas de exposición. Esas dos posturas convierten a estos artefactos y sus contextos de utilización en cuestiones nucleares de la hipotética polaridad vida privada/vida pública. ¿Son las sexualidades y la alimentación prácticas culturales y sociales más propias de la intimidad que de la exhibición? ¿Cuáles son los vericuetos de la disputas entre una u otra postura?

A los profundos cambios acaecidos en el mundo occidental a partir del siglo XVII se los ha denominado: modernidad. Cambios en los modos de producción, cambios en los vínculos sociales, cambios en las maneras de reproducción cultural y sexual, cambios en las formas de alimentarse, cambios en los ámbitos “propios” de cada una de esas prácticas, cambios de los sujetos ejecutantes de esos actos centrales. Las esferas públicas y privadas fueron trabajosamente redefinidas y delineadas desde el Estado y los núcleos de poder. El trabajo y la familia han sido los ejemplos recurrentes para estudiar esa compartimentación de la vida. Los estudios sobre los cambios en la alimentación y las prácticas sexuales han recibido menos atención en las aulas universitarias.

La alimentación se revela como un campo idóneo para pensar la realidad en términos de los agentes que producen, preparan y consumen los alimentos; y los contextos de reproducción que determinan cómo, cuándo y por qué se prefieren ciertos platos y no otros. El estudio de la alimentación permite describir un conjunto de prácticas políticas y culturales que se relacionan directamente con los procesos de cambio social, y que condicionan activamente el sentido de las configuraciones históricas de una sociedad. No solo como un epifenómeno de las transformaciones, sino como un espacio privilegiado para la consolidación del poder. La alimentación va más allá del consumo de bebidas y alimentos; se sitúa en el marco de las estrategias de representación, manipulación e institucionalización de las relaciones sociales y se caracteriza como un campo donde se negocia, se sustrae y se subvierte el poder social. Por lo tanto, el ritual de la comida contiene una serie de acciones intencionales cargadas de significado, que están encaminadas a controlar el conjunto constituido por las doctrinas, mitos y símbolos de un grupo. Las comidas son metáforas que constituyen activamente el universo simbólico de quien los consume y como tales reflejan sus tradiciones e imaginarios. El análisis de lo que se considera bueno para comer, sus modos de producción, preparación y consumo hacen del ritual de la comida el marco idóneo para comprender como se construye, se reproduce, y se transforma la cultura.

Hasta la segunda mitad del siglo XX, las sexualidades eran entendidas unánimemente como sexualidad en singular y como una esfera puramente determinada por la biología. Si bien se entendía que podía haber condicionamientos sociales y culturales, la existencia misma de la sexualidad no podía ser explicada en términos de teoría social. Desde los años ochenta, sin embargo, una serie de investigadoras/es impugnaron esta interpretación. Desde diferentes ángulos (el feminismo, la teoría social, los estudios queer) se comenzó a plantear a las sexualidades como una construcción social. Desde entonces uno de los debates más importantes en esta área de estudio es aquel que se da entre las posiciones esencialistas y el constructivismo social.

Formar a los/as cientistas sociales en estos asuntos constituye una tarea primordial en el mundo académico argentino dada la falta de acceso a algunos de los debates centrales. Se trata de dos área de estudios que están casi por completo ausente en nuestras universidades, en contraste con la consolidación e institucionalización del estudio social de las sexualidades y la alimentación en los centros de altos estudios más importantes a nivel mundial. Estos son los objetivos de este curso.

 

Gallo Rojo/Gallo Negro II: un nuevo recorrido por el reñidero académico. Algunos grandes debates en el campo de las ciencias sociales

Docente a Cargo: Norberto Álvarez e Integrantes FGS

Breve fundamentación:

El curso pretende ser un rápido y puntual recorrido por algunas polémicas que se convirtieron en mojones de las ciencias sociales en los últimos 30 años. El eje estructurador del seminario será las nociones de confrontación ideológica y controversia en la constitución del campo de los saberes sociales.

Partimos de presuponer al debate como un momento clave en la formación de los tipos de saberes propios de las ciencias sociales. Son las discrepancias de ideas las que ordenan las interpretaciones de una realidad cuyo conocimiento no es verificable experimentalmente. Los grandes momentos de producción y auge del campo social estuvieron siempre signados por la existencia de potentes contiendas académicas.

El vano intento de “finiquitar” la historia por falta de reales voces de disenso al proyecto dominante, con su consiguiente “pensamiento único”, tuvo –a pesar de lo efímero- algunos efectos distorsionantes en el espacio de las ciencias sociales. Durante buena parte de los años ‘80s y ‘90s en nuestro país, las riñas académicas bajaron de tono hasta volverse casi inaudibles. En las aulas de ciencias humanas y sociales volvieron a preponderar los conocimientos “seguros”, las voces únicas. En el transcurso del seminario tratamos de recuperar algunos de aquellos ya míticos combates intelectuales y otros más actuales, quitándoles esa sordina.

Inicialmente volvemos a discutir sobre las polémicas que genera la propia definición e identidad del campo de las ciencias sociales. Luego tomamos siete núcleos controversiales, que van desde recordados debates como el de “Hosbawm-Hartwell” hasta cuestiones más recientes como la querella sobre las familias homoparentales. Tratamos de exhibir un espectro vasto y variopinto de temáticas vinculadas a las ciencias sociales en un sentido amplio.

Pensamos que es importante a la formación profesional de los estudiantes de Humanidades un entrenamiento en argumentación respecto de posiciones ideológicas.

 

Saberes que hacen Historia. La teoría feminista y los estudios de género “revolucionan” el campo de las ciencias sociales

Docente a Cargo: Norberto Álvarez e Integrantes FGS

Breve fundamentación:

A partir de los años ‘60s, las ciencias sociales vieron irrumpir un nuevo conjunto de saberes comprometidos que, gradualmente, irían incorporando nuevos sujetos, temas y tratamientos metodológicos, generando profundos cambios interpretativos. La teoría feminista y los estudios de género se han comportado como un revulsivo, complejizando las preguntas y las maneras de producir saberes sociales. Ha sido por ello que, en las últimas décadas, las ciencias sociales se han visto intensamente enriquecidas con los aportes de esas líneas de pensamiento e investigación. En el ámbito de la Facultad las problemáticas de género no están incorporadas curricularmente y sus aportes epistemológicos han recibido una atención débil y reciente, por ello el dictado de un seminario específico puede contribuir a configurar una oferta más variada y actualizada.

El seminario se propone revisar los rasgos propios de las ciencias sociales a la luz de las contribuciones de la teoría feminista y un espectro de problemas tratados desde la perspectiva de género. A través de un breve itinerario académico pretendemos ofrecer una visión compleja -por ende crítica- de algunas cuestiones teórico-metodológicas relacionadas con la producción de conocimientos en Ciencias Sociales.

Tendrá un carácter teórico-práctico orientado a mostrar los principales aportes e impactos que la teoría feminista ha provocado en los estudios sociales. Procuramos no hacerlo en un puro sentido técnico, esto es como “influencia iluminada”, sino tratando de pensar qué ideas, qué fundamentos teóricos subyacen detrás de cada una de esas innovaciones.

 

La ilustración revisitada: Condición humana, ciudadanía y universalismo emancipador. Los debates sobre los sujetos sociales, la ciudadanía inclusiva y los universales abstractos

Docente a Cargo: Norberto Álvarez e Integrantes FGS

Breve fundamentación:

Durante los dos últimos siglos la mayoría de los movimientos democráticos y revolucionarios pretendieron encarnar los anhelos de la Ilustración: sociedades de ciudadanos libres e iguales. La utopía planetaria, como la llamase A. Mattelart, ha acompañado los derroteros del mundo occidental desde la aparición de la concepción cristiana de una gran familia ecuménica. Una humanidad (re)unida ha sido el horizonte que ha dado forma al imaginario de nuestra civilización en todos su aspectos. La unidad del mundo ha dominado los sueños de progreso, desarrollo y pacificación del mundo occidental. Hoy el mundo parece hacerse uno, el universal deja de ser una alternativa posible para ir convirtiéndose en una condición existencial, en una forma de vida. Desde las contrariedades de ese universal real que es el mundo globalizado vuelve a levantarse la voz de un universalismo preocupado por la emancipación. Por una emancipación que no pasa por la conquista de la soberanía individual sino por la capacidad de co-implicarse en un mundo común sin exclusiones.

Durante estos largos doscientos años, la acción política “progresista” se ha basado en los universales abstractos: modelos válidos para todos. Libertad como cumplimiento de un deber-ser, igualdad como equivalencia y fraternidad como amor formal por el género humano. Esto es, políticas de asimilación fundadas en la tabula rasa y la depuración de prácticas culturales heterogéneas. Entre esos sueños y la realidad medió un abismo. Un abismo hecho de pobreza, ciudadanías de segunda, discriminaciones de clase, género y raza, fanatismos identitarios y miles de otros males.

¿Es la sociedad una mera sumatoria de individuos? ¿Son lo social y lo individual dos conceptos contrapuestos? ¿Qué es la realidad “objetiva” por fuera de los sujetos? Preguntas, dudas, incertidumbres, esto es lo que nos convoca: los interrogantes y las propuestas. H. Arendt, N. Elías y S. Beauvoir nos proponían, hace más de medio siglo, que el vínculo entre la realidad, el sujeto particular y el sujeto colectivo era un tema crucial para un quehacer potente del humanismo y las ciencias sociales. A ello queremos abocarnos en este seminario como parte de nuestro propio compromiso intelectual. Nos preguntaremos: ¿cómo retomar la potencia subversiva del pensamiento crítico, abriéndolo a una consideración más lúcida de las pasiones humanas, los deseos de pertenencia, los vínculos concretos y el papel  fundamental del imaginario en las sociedades?

Centralmente, pretendemos presentar los principales y recientes debates surgidos en torno de la “recuperación” de un pensamiento ilustrado emancipador y de un sujeto histórico de rasgos plurales.

 

Con dos ojos en el Sujeto. Teorías y debates contemporáneos sobre el sujeto social y la formación de identidades

Docente a Cargo: Norberto Álvarez e Integrantes FGS

Breve fundamentación:

¿Es la sociedad una mera sumatoria de individuos? ¿Son lo social y lo individual dos conceptos contrapuestos? ¿Qué es la realidad “objetiva” por fuera de los sujetos? Preguntas, dudas, incertidumbres, esto es lo que nos convoca: los interrogantes y las propuestas. Arendt, Elías y Beauvoir nos proponían, hace más de medio siglo, que el vínculo entre la realidad, el sujeto particular y el sujeto colectivo era un tema crucial para un quehacer potente del humanismo y las ciencias sociales. A ello queremos abocarnos en este seminario como parte de nuestro propio compromiso intelectual.

Hace un par de años, persistiendo en nuestras preocupaciones, dictábamos un nuevo seminario al que llamamos “Con un ojo en el sujeto”. Ese título se lo debíamos C. Castoriadis que a mediados de los ‘60s recomendaba no perder de vista al sujeto en la elaboración de un verdadero proyecto revolucionario. En su “Marxismo y teoría revolucionaria” trataba de demostrar cómo Marx, prisionero él mismo de esa ontología de la identidad, se vio inducido a ahogar los gérmenes nuevos que contenía su pensamiento. Pasó el tiempo, que es lo mejor que sabe hacer, y nuestra valoración por la centralidad del sujeto en el análisis social se ha incrementado. Por ello hemos preferido poner los dos ojos sobre el sujeto.

Una frase vulgarmente utilizada para ilustrar las dificultades del apantallamiento de lo individual sobre lo colectivo y viceversa es aquello de “el árbol no deja ver el bosque”. La metáfora del elemento y el conjunto ha tenido sus aplicaciones simplistas y confusas en el contexto de uno de los debates centrales de las ciencias sociales y en especial de la historia: ¿Quién es el sujeto central en la trama social de la realidad? ¿Qué peso tienen las acciones humanas en el cambio social? ¿Es posible la producción de conocimiento verdadero sobre un sujeto de accionar incierto? Creemos que la auténtica controversia ideológica, que subyace al saber social, no queda reflejada por “el árbol y el bosque”. Como insinuábamos más arriba, hace un tiempo, en un curso primigenio a éste, recurrimos a la metáfora “la piña y el bosque” porque creímos que representa mejor a las “tensiones” que pretendemos estudiar.

Las preocupaciones e interés en torno del sujeto histórico desde distintas disciplinas y posturas ideológicas han devenido en una vasta e interesante bibliografía que debería ser de consumo más habitual entre los estudiantes de humanidades y ciencias sociales. A pesar de tanto talento, saberes y pasión vertidos en papel y tinta, algunos reconocidos académicos se obstinan en aquello de la cientificidad fundada en la estricta objetividad. Opinamos que la pretensión de objetividad en el discurso social se enfrenta necesariamente con el accionar contingente de los actores y la condición subjetiva que tiene toda explicación.

¿Por qué persistir en esa búsqueda tozuda e incesante de “objetividad”, que amenaza a la actividad científica en constituirla en autorreferencial? Tal vez el secreto del conocimiento social sea la posibilidad que nos ofrece de crecer en los hechos, recreándolos, exponiéndolos y dando un testimonio desde nuestro presente.

 

Explicaciones e implicaciones. Sentido y Metodología de las Ciencias Sociales

Docente a Cargo: Norberto Álvares e Integrantes FGS

Breve fundamentación:

En una célebre alocución, ya al filo de su existencia, Pierre Bourdieu sostenía que la mayoría de la gente “cultivada” en ciencias sociales carga con una funesta dicotomía: la distinción entre scholarschip y commitment. Esto es la diferenciación entre quienes se consagran a la investigación según los cánones metodológicos y profesionales dominantes y quienes se comprometen y utilizan su saber fuera del estricto campo de aplicación. Manifestaba entonces su disgusto a tal oposición y reclamaba un scholarship with commitement: “Un sabio verdadera y legítimamente comprometido debe comprometer un saber. Y este saber sólo se consigue en el trabajo especializado, sometido a las reglas de la comunidad especializada. Dicho en otros términos, hay que deshacer un cierto número de oposiciones que están en nuestra mente y que no son sino diferentes formas de autorizar la dimisión que lleva a replegarse en una torre de marfil. (…) Un investigador no es ni un profeta ni un guía de pensamiento, debería ser un sujeto comprometido con un saber colectivamente adquirido”. Suscribiendo estas ideas proponemos un curso formativo para generar explicaciones que nos impliquen, un pensamiento libre con riesgo, el riesgo de la seducción intelectual.

A través de este breve itinerario académico pretendemos ofrecer una visión compleja -por ende crítica- de algunas cuestiones metodológicas relacionadas con la producción de conocimientos en Ciencias Sociales. Procuramos no hacerlo en un puro sentido técnico, esto es como “recetario pontificante”, sino tratando de pensar qué ideas, qué fundamentos teóricos subyacen detrás de cada uno de ellos.

Partimos de poner en juicio, de algún modo refutar, la concepción ampliamente difundida del saber en ciencias sociales heredada del positivismo decimonónico. En ese contexto ofrecemos un espectro amplio de técnicas cuantitativas y cualitativas para la obtención y tratamiento de la información social. La preocupación central del curso está destinada a repensar los criterios interpretativos utilizados en ciencias sociales. En esta oportunidad tomamos un tipo clásico de explicación: el determinismo. Pasamos revista a las distintas formas de uso de la lente determinista para examinar los cambios sociales. Como marco teórico-conceptual analisamos las diversas teorías que tratan de definir el Cambio Social en relación con la explicación histórica.

En el imaginario cultural e intelectual de la modernidad, el determinismo material ha jugado un papel crucial en el cambio, pero fundamentalmente en la interpretación del mismo. Preguntarse, por ejemplo, si las máquinas son el motor de la Historia, tiene dos implícitos fuertes. Uno, la existencia de una fuerza motriz “externa” a los sujetos de la historia. Otro, el impulso al cambio y el sentido de la historia pueden estar determinados por la tecnología. Esta predisposición argumental, esta elección de un orden causal, es al fin y al cabo una ubicación ideológica que se remonta a los orígenes de las ciencias sociales en el siglo XIX. Con el positivismo por detrás, esta manera de leer la historia es posible hallarla tanto en posiciones “estabilizadoras” del orden social vigente como en las “promotoras” del cambio social. La idea de que elementos exógenos determinan el cambio social ha prendido de una manera tozuda en las explicaciones académicas. A pesar de las preocupaciones y esfuerzos realizados, desde distintos ámbitos de las ciencias sociales, por mostrar que las relaciones entre las relaciones de producción y la sociedad son recíprocas y que no van en una sola dirección, sigue pertinazmente concibiéndose un sujeto histórico domeñado por relaciones de poder externas a él.

Partiendo de la idea de que la metodología es la suma de criterios epistemológicos, concepciones teóricas y aplicaciones técnicas, discutimos durante el curso las distintas valoraciones que se han realizado sobre los factores causales y las interpretaciones teóricas que subyacen tras las explicaciones del cambio social. Tratamos de alentar la superación de la contradicción y confrontación entre enfoques basados en la estructura y enfoques centrados en los sujetos.

 

Seminarios y cursos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *